Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
Planeta de Libros
Sam Kean

Sam Kean

Pasó años recogiendo el mercurio de los termómetros que rompía siendo niño, y ahora trabaja como escritor en Washington, D.C. Sus artículos han aparecido en New York Times MagazineMental FlossSlate, Air & Space/Smithsonian, y New Scientist. En 2009 fue finalista del premio Evert Clark/Seth Payne de la National Association of Science Writers, que se concede al mejor escritor de divulgación científica de menos de treinta años. En la actualidad escribe para la revista Science mientras goza de una beca de periodismo ambiental (Middlebury Environmental Journalism, 2009-2010).

Una historia insólita de la neurología (Edición española)
Comprar

Una historia insólita de la neurología (Edición española)

Sam Kean

Sam Kean nos muestra que los daños causados por una herida, un golpe o una enfermedad fueron la mejor forma de inferir importantes cuestiones neurológicas.

Sinopsis de Una historia insólita de la neurología (Edición española)

La historia secreta del nacimiento de la neurología.

En sus inicios, los estudios sobre el cerebro humano seguían un método la mar de simple: esperar a que ocurriera alguna desgracia (derrames, infecciones, convulsiones, accidentes...) y observar cómo reaccionaban las víctimas. Los expertos quedaban maravillados al ver los cambios que tenían lugar dependiendo del punto del cerebro al que afectaba la lesión: padres que de repente no podían reconocer a sus propios hijos, hombres de conducta intachable que se convertían en mentirosos compulsivos o personas que perdían la capacidad del habla pero podían cantar.
A través de insólitas historias como estas, y remontándose al momento en que una lanza atravesó el cráneo del rey Enrique II de Francia en 1559, Sam Kean nos muestra que los daños causados por una herida, un golpe o una enfermedad fueron la mejor forma de inferir importantes cuestiones neurológicas. Como afirma el autor, los principales avances no surgieron del cerebro singular de un Darwin o un Newton, sino de gente corriente cuya lucha y resiliencia hicieron posible el nacimiento de la neurociencia.

Bibliografía de Sam Kean

Cargando...